Pruebas diagnósticas

Pruebas-diagnósticas-sueñocoruña-unidad-de-sueño

La mayoría de pacientes que acuden a la unidad de sueño manifiestan quejas subjetivas relacionadas con su sueño, es decir, se trata de valoraciones propias que difícilmente pueden cuantificarse. Por ello, los especialistas del sueño utilizan pruebas objetivas que concretan y cuantifican el problema de forma que pueden ofrecer una solución científica, basada en datos precisos.

Polisomnografía

Se trata de la “reina” de las pruebas diagnósticas. En ella se registran simultáneamente diferentes funciones fisiológica mientras se duerme, de forma inocua y mínimamente invasiva. Este estudio permite cuantificar la calidad del sueño. Esto se logra por medio de electrodos que se adhieren a la superficie de la piel y registran las ondas cerebrales. Al mismo tiempo, se registran diversos parámetros que aportarán información relevante relacionada con el sueño:

  • Flujo aéreo nasal y oral
  • Movimientos y esfuerzos respiratorios
  • Saturación arterial de oxígeno
  • Actividad cardíaca
  • Movimientos corporales, etc.

Los datos son registrados a lo largo de toda la noche de forma que se obtiene información objetiva relevante que, una vez debidamente interpretada, podrá conducir a un diagnóstico y posterior tratamiento.

Para realizar una polisomnografía el paciente deberá pasar una noche en la unidad de sueño. La prueba se realiza en una de las habitaciones individuales, una estancia confortable que cuenta con baño propio. En la sala de control se recogen todos los datos en el equipo polisomnográfico. La prueba esta controlada toda la noche por personal técnico especializado que, además, atenderá las posibles demandas del paciente y velará por que pase la noche lo más cómodamente posible.

Esta prueba permite diagnosticar diversos trastornos del sueño como las apneas, insomnio, hipersomnia y/o narcolepsia, movimientos periódicos de piernas, síndrome de piernas inquietas, etc.

El examen puede realizarse tanto a adultos como a niños y bebés. En estos últimos casos un familiar adulto acompañará al niño.

Polisomnografía con CPAP

Esta prueba se indica en caso de que se haya diagnosticado síndrome de apnea severa. Este segundo estudio se realiza para que el médico especialista en medicina del sueño, el neurofisiólogo clínico, revise y ajuste la presión necesaria para revertir el síndrome, de forma que se evitará las futuras apneas.

El paciente dormirá en la habitación de la unidad de sueño con un dispositivo CPAP, una mascarilla. Es totalmente inocuo, únicamente deberá dormir y permitir que el médico adecúe la presión de oxigeno adecuada a su problema.

Video - EEG

Es una técnica que permite valorar de forma simultánea el comportamiento clínico del paciente con la polisomnografía o electroencefalograma, a través de una grabación de video. Adicionalmente a la información que aporta una polisomnografía convencional, se obtienen datos relevantes que permiten diagnosticar trastornos relacionados con el sueño.

Test de latencias múltiples de sueño

Se trata de una prueba realizada en la unidad de sueño para cuantificar la somnolencia diurna. En este estudio se evalúa el sueño a lo largo de varias siestas de entre 20 y 30 minutos. El paciente acude a la unidad de sueño por la mañana y, en una habitación con cama individual, se le invita a dormir durante el período de tiempo señalado. Una vez transcurrido se le despierta y, tras unas 2 horas, vuelve dormir otro periodo de 20 minutos.

A lo largo de las siestas se recogen una serie de datos que, una vez interpretados por el profesional especializado, proporcionan información objetiva para un correcto diagnóstico y tratamiento.

Test de Mantenimiento de la vigilia

Se trata de una prueba realizada en la unidad de sueño para cuantificar la somnolencia diurna. En este estudio se evalúa el sueño a lo largo de varias siestas de entre 20 y 30 minutos. El paciente acude a la unidad de sueño por la mañana y, en una habitación con cama individual, se le invita a dormir durante el período de tiempo señalado. Una vez transcurrido se le despierta y, tras unas 2 horas, vuelve dormir otro periodo de 20 minutos.

A lo largo de las siestas se recogen una serie de datos que, una vez interpretados por el profesional especializado, proporcionan información objetiva para un correcto diagnóstico y tratamiento.

Test de inmovilización

Actimetría o estudio de cronobiología

A través de esta novedosa técnica se puede obtener información relevante relacionada con el sueño. Un pequeño dispositivo-semejante a un reloj- se coloca en la muñeca del paciente, que deberá llevarlo durante unos días las 24 horas. El paciente tendrá que hacer vida normal y acudir a la unidad de sueño al finalizar el periodo de tiempo, de forma que se pueda analizar la información recogida por el dispositivo.

De esta manera, se monitorizan los ritmos biológicos relacionados con el sueño al mismo tiempo que se recoge información externa. Así, se podrá analizar los ritmos internos, las horas de sueño y algunos parámetros del mismo. Especialmente indicada en niños, adolescentes, ancianos y personas que perciben una mala calidad de sueño o que padezcan insomnio.

A través de los datos proporcionados por el sensor , y una vez analizados por personal cualificado, podemos diagnosticar y ofrecer un tratamiento de acuerdo al problema.

Cuestionarios

El conocimiento de los hábitos de sueño, los problemas, los pensamientos e inquietudes y como se afrontan los mismos forma parte del proceso de evaluación que debe preceder al diagnóstico y tratamiento del problema.

A través de escalas de evaluación y cuestionarios podemos recoger información relevante que ayuda a valorar y determinar la causa del problema.

Cuestionarios validados científicamente, precisos y efectivos que han sido cuidadosamente seleccionados por los profesionales del centro. Dependerá de la persona y de su problema el tipo y número de cuestionarios.

Diario de sueño

En el diario de sueño el paciente aportará información diaria sobre la evolución del trastorno. Es muy sencillo de completar y relevante para un adecuado diagnóstico y tratamiento.

Tratamientos

Los trastornos de sueño son múltiples y cada uno tiene su tratamiento especifico y efectivo. Tratamientos físicos como presión de aire (CPAP) en las apneas, farmacológicos como los hipnóticos en insomnio o los alertantes en excesiva somnolencia diurna o simplemente una higiene de sueño para enseñar a dormir o pautas psicológicas.