Cambio de hora de primavera

cambio-de-hora-primavera-recomendaciones-sueno-unidad-del-sueno-coruna

Con la reciente llegada de la primavera, vamos siendo conscientes de cómo las horas de sol se han alargado. De esta forma, cuando nos levantamos por la mañana ya lo hacemos con luz solar, o con cierta claridad en el caso de los más madrugadores. Sin embargo, esto trae una consecuencia: nos encontramos con que este fin de semana se produce el cambio de hora. El domingo todos tendremos que avanzar el reloj una hora, de forma que las dos de la madrugada pasarán a ser las tres. Esa hora que habíamos ganado en octubre la perdemos ahora, recortándonos una hora de sueño.

Las consecuencias de esta pérdida de una hora de descanso son variables dependiendo de una persona u otra. Los más afortunados apenas lo perciben, pero otros –fundamentalmente ancianos y niños, así como las personas que sufren depresión o bajo estado de ánimo- son más susceptibles a que este cambio de hora repercuta en su estado anímico. Los especialistas en medicina del sueño recomiendan que, para los más pequeños, este cambio de hora se produzca de forma gradual de forma que se facilite su adaptación al cambio horario.

El Dr. Mejuto, especialista en Neurofisiología Clínica y en medicina del sueño recomienda “adaptar a niños y ancianos adelantando la hora paulatinamente unos días antes”. En referencia a las posibles consecuencias que podemos esperar, el Dr. Mejuto añade “puede haber mayor irritabilidad, nerviosismo y cansancio, pero estos problemas serán transitorios, ya que es de esperar que en unos pocos días se adapten al nuevo horario”.

Las recomendaciones que nos ofrece son:

  • Hacer el cambio de hora cuanto antes: lo mejor es cambiar el reloj antes de irnos a dormir, para así despertarnos con el nuevo horario.
  • En caso de niños y mayores, hacer un cambio gradual. Por ejemplo, adelantando 15 minutos el reloj los días previos.
  • Evitar las siestas, logrando favorecer el sueño nocturno
  • Ajustar también otros horarios, como los de las comidas, al nuevo cambio
  • En caso de malestar, no tomar medicamentos que no hayan sido indicados por un médico
  • Si el malestar persiste, acudir a un especialista en medicina del sueño

Sin duda, la mayoría de las personas llevamos peor el cambio de hora de verano que el de invierno, ya que en este último se nos “regala” una hora de sueño. Sin embargo, no nos queda más remedio que aceptarlo y consolarnos con que, en otros seis meses, volveremos a recuperar la hora perdida de sueño.