Día Mundial del Sueño _ 13 de marzo de 2020

‘Mejor sueño, Mejor vida, Mejor planeta’

Hoy, 13 de mazo, celebramos el día mundial del sueño bajo el lema ‘Mejor Sueño, Mejor vida, Mejor planeta’. Para conmemorarlo, los profesionales y expertos del sueño queremos destacar la importancia del sueño en la salud y en la vida en general al ser uno de los pilares básicos del bienestar.

Un sueño de calidad tiene múltiples beneficios , psicológicos al favorecer la toma de decisiones o la actividad cognitiva. Pero también tiene un impacto positivo en el aspecto físico al hacernos sentir más alegres, seguros y confiados en el día a día. Y es que, sin duda, un buen descanso nocturno es la clave para sentirnos dispuestos a enfrentarnos a nuestros retos diarios e, incluso, a situaciones tan graves como la que actualmente se está viviendo debido a la crisis del coronavirus.

Son muchos los aspectos positivos de dormir bien pero, ¿qué ocurre cuando el descanso no es el adecuado? Si no se duermen las horas necesarias o si la calidad del sueño no es correcta, a la larga se puede manifestar diferentes problemas. Estos pueden afectar, por ejemplo, a las defensas del organismo frente a las infecciones, al correcto funcionamiento del sistema cardíaco, al metabolismo, a la capacidad de memoria, atención y concentración y a un largo etc.

Por todo ello, queremos explicar que la clave para un buen sueño es la prevención, ya que la mayoría de los trastornos de sueño se pueden evitar con buenos hábitos. Sin embargo, si finalmente el problema se ha instaurado en nuestro día a día, ya no será suficiente con la etapa de prevención, sino que habrá que tratarlo con un profesional antes de que derive en una afección crónica.

Y es que, piénsalo, si pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo es que se trata de un proceso importante para la vida y nuestra salud. Por ello hay que darle la importancia que merece.

Actualmente, los problemas relacionados con el sueño son una realidad que afectan a la gran parte de la población. Pueden surgir, incluso, durante la infancia con niños que no duermen bien, convirtiéndose en un problema que puede llegar a afectar a toda la familia. Por otra parte, durante la etapa adulta sufrimos presiones de la vida diaria, la jornada laboral, los problemas y preocupaciones. Los verbos conciliar, solucionar u organizar forman parte de una larga lista que pueden afectar al descanso diario. Sin embargo, cuando el sueño es el correcto, todos estos aspectos se pueden abordar en plenas facultades físicas y mentales.

No hay un número de horas correcto de sueño, sino que el descanso de cada persona debe durar un tiempo sujeto a sus propias necesidades y características. Eso sí, siempre debe ser el suficiente como para reparar el desgaste sufrido en el día a día para que a la mañana siguiente nos despertemos en condiciones óptimas. Otra de las características de un sueño de calidad es que éste debe incluir, al menos un periodo continuo, sin fragmentaciones a lo largo de la noche. Al mismo tiempo debe ser profundo para ser reponedor, así como adecuado al ritmo biológico para que nos permita mantener la vida social, laboral y académico.

Como ha podido ver, son muchos los motivos que obligan a cuidar el sueño al formar parte esencial de la vida y, por extensión, del planeta. Y es que alcanzar un buen sueño es posible, ¡cuidemos el sueño! Y si tenemos dificultades, hay que acudir a un centro especializado para recibir la ayuda adecuada.

Sueño Galicia, centro de tratamiento de trastornos de sueño, les desea a todos un feliz Día Mundial del Sueño.

Por que dormir bien, no es un sueño.