¿Qué es el sueño?

Realmente definir el sueño no es sencillo, muchos profesionales han dado estupendas definiciones, todas ellas más descriptivas que funcionales. Algunos afirman que el sueño es un estado cíclico, reversible con unas características fisiológicas y conductuales claramente definidas. Otros lo describen como una función fisiológica vital y tan importante como comer o respirar.

Para poder describir que es el sueño debemos tener en cuenta dos aspectos, por un lado podemos definir el sueño en base a un comportamiento o conducta, y por otro lado en cuanto a la fisiología.

Así según el aspecto conductual, el sueño es un estado que presenta unas claras características , tales como:

  • El reposo motor, ya que durante el sueño si bien hay movimiento, este está reducido o ausente.
  • Umbrales sensoriales elevados, lo cual explica que un estímulo, tal como luz o sonido puede despertarnos, pero normalmente debe ser intenso, sino el sueño continúa.
  • Es un estado reversible, volvemos a despertarnos tras un periodo de sueño
  • Esta organizado de forma cíclica, tal como veremos más adelante los ciclos REM y NREM se alternan, configurando una estructura interna del sueño, denominado arquitectura del sueño.
  • Suele ocurrir con posiciones corporales específicas, salvo raras excepciones todos los animales adoptan posturas específicas para dormir.
  • Esta favorecido por lugares determinados, tales como el dormitorio. Este aspecto es muy relevante y a pesar de ello, no suele ser tenido en cuenta.

 

Estas características no son independientes, sino que se relacionan entre si, puesto que el sueño se modifica en función de factores externos e internos. Por ejemplo, es más difícil dormir con luz y ruido, en un lugar incómodo que en nuestro dormitorio y a oscuras. Por otro lado tras una jornada estresante o con un estado anímico bajo puede que nuestro sueño también se altere (aumentando o disminuyendo).

Otro aspecto que define al sueño son los parámetros fisiológicos del sueño, estudiados en profundidad en mamíferos y aves. En el transcurso de una noche de sueño normal ocurren grandes cambios en el EEG (electroencefalograma). El EEG es una prueba, un análisis de la actividad eléctrica del sistema nervios central, de nuestro cerebro. Se trata de una prueba no invasiva, que es capaz de detectar mínimos cambios eléctricos en el cerebro. El resultado de un EEG en un sueño normal suele seguir una estructura bien definida, con variaciones normales que definen las diferentes fases del sueño, las fases 1, fase 2, y fase 3 que se agrupan en un parámetro denominado sueño no REM (NREM) y la fase de sueño REM. De esta forma se puede cuantificar objetivamente como es el sueño de una determinada persona en una noche concreta. Esta prueba se realiza en un prueba compleja con equipos especializados y con personal entrenado y cualificado, denominado polisomnografía.

En resumen, el sueño es un función vital rítmica , es un proceso activo que garantiza la armonía entre las exigencias biológicas internas (endocrinas y metabólicas) y el medio externo (alternancia dia y noche, relaciones sociales, laborales, etc.).

¿Por qué dormimos?

¿Para qué dormimos?