El cambio de hora y sus efectos negativos sobre el sueño

cambio-de-hora-efectos-sueno-galicia-unidad-del-sueno-coruna

Cuando llega la primavera también lo hace el cambio en el reloj, este año en la madrugada del 25 de marzo. Esta modificación no sólo supone el adelanto de una hora, sino que reabre viejos debates sobre una práctica que muchos tachan de innecesaria. España -excepto las islas Canarias- se rige por el Horario Europeo Central, al igual que Alemania o Noruega. Sin embargo, por posición geográfica nos regimos por el horario equivocado, ya que nuestra hora debería ser la misma que la de Inglaterra. De momento, tan solo Canarias sigue un horario correcto y los expertos critican que esto produce un descenso en el rendimiento de los españoles respecto a otros países: nos acostamos más tarde y dormimos menos.

Pero, ¿en qué medida afecta el tener que cambiar dos veces en un año la hora de nuestros relojes? La consecuencia más obvia es la desorientación, y es que cuando el día señalado llega la pregunta frecuente es si a las 2.00 serán las 3.00 o viceversa. Esta pequeña duda puede llevar a desajustes en las actividades del día siguiente, a pesar de que el cambio de hora se programa en fin de semana para controlar estos posibles lapsus. La alteración del reloj tiene una serie de consecuencias positivas -como el ahorro energético- pero también acarrea aspectos negativos que pueden verse, por ejemplo, en la hostelería debido a cambios en los hábitos alimenticios y en las actividades de ocio.

Otro de los aspectos en los que el ajuste de horario tiene una gran repercusión es en la integridad física de las personas. Y es que hay expertos que defienden que perder una hora de descanso -en el caso del cambio al horario de verano- incrementa en un 6% los accidentes laborales y domésticos. Por otra parte, la alteración de cara al horario de invierno también tiene sus consecuencias. y es que se produce un mayor número de accidentes de tráfico, sobre todo de atropellos a peatones.

Sin embargo, la peor consecuencia que puede tener el cambio de hora se encuentra a nivel biológico. Estos problemas se resienten aún más con el cambio al horario de verano. El primer efecto son alteraciones en el estado de ánimo, ya que aumenta la irritabilidad, el mal humor o la ansiedad. También podemos comprobar las consecuencias al tener una sensación de mayor cansancio que provoca que disminuya la propia capacidad física e intelectual. Las defensas también se ven afectadas, de forma que el organismo queda más vulnerable a gripes y catarros

Pero la peor consecuencia se puede observar a nivel de sueño, y es que se producen alteraciones en el descanso nocturno. El problema no se trata solamente de dormir una hora más o menos, sino que este cambio puede ser bastante perjudicial debido a que afecta al reloj biológico interno. Este efecto aumenta en el caso de ancianos y niños, ya que tienen una menor flexibilidad para cambiar su ciclo sueño-vigilia, y en el caso de personas con problemas de insomnio, ansiedad u otro tipo de trastornos.

El cerebro humano tiene una serie de ritmos, establecidos en la evolución humana desde hace miles de años y cuyo nombre depende de su duración. En el caso del ciclo que dura aproximadamente 24 horas estaríamos hablando del ciclo circadiano, dentro del cual se encuentra el ciclo sueño-vigilia. Durante este ciclo se produce la secreción de una serie de hormonas como la hormona del crecimiento -importante en el caso de niños-, el cortisol o la melatonina. Cada una de estas sustancias hormonales tiene un punto máximo de secreción ya establecido dentro de unas horas determinadas.

Por ello, la modificación en el horario provoca la variación de estos procesos cíclicos, incluso a pesar de que el cambio sea tan sólo de una hora. Y es que al variar 60 minutos el reloj se estaría produciendo una especie de jet-lag pequeño. Estos cambios, en principio, tienen poca repercusión debido a que los adultos apenas lo perciben y los niños se duermen y despiertan sin ninguna influencia del reloj. Sin embargo, en algunas ocasiones pueden llegar a ser muy perjudiciales en el caso de personas con alteraciones del sueño que deben seguir un horario nocturno para lograr un descanso adecuado.

Debido a todo esto, al hablar del cambio de hora no sólo tendría que ponerse en relieve los aspectos positivos que conlleva esta modificación, como la eficiencia laboral. Y es que estos cambios también tienen consecuencias negativas que repercuten a nivel comercial, social, laboral y, sobre todo, en la salud. Este último aspecto es importante porque en España alrededor del 40% de la población padece de insomnio a lo largo de su vida. Es por esto que no sólo hay que tener en cuenta el ahorro energético, sino también los costes en salud y en fármacos -sobre todo en medicamentos para conciliar el sueño- que produce el cambio de hora.

Lucía Mejuto del Villar

Este artículo fue publicado el 24 de marzo en el periódico «El progreso»

cambio-de-hora-efectos-sueno-galicia-unidad-del-sueno-coruna-progreso