¿Guardan relación los resultados en los exámenes con las horas de sueño?

exámenes-sueño-sueño-galicia-unidad-de-sueño

Es enero, época de exámenes en la mayoría de los estudios superiores, las universidades cambian su ritmo, las aulas se vacían y se llenan las bibliotecas. Incluso se alargan los horarios de éstas para permitir más horas de estudio. Después en casa, más estudio. El sueño llega, la cabeza pesa y los ojo se cierran.

“Un café, no, mejor dos o una bebida de esas tan cargaditas de cafeína, y a seguir, toda la noche si puedo, si duermo no me da tiempo a estudiarlo todo”

Cuando finalmente se acuestan el sueño es profundo, suena el despertador por la mañana y cuesta levantarse, la sensación es de un tremendo cansancio y fatiga. A esto debemos añadir efectos derivados de la privación de sueño, como son falta de atención, estrés, propensión a infecciones, reducción de la memoria y capacidad de concentración, etc. Todos estos factores son enemigos de un buen rendimiento en el examen.

Factores sociales y culturales, así como las nuevas tecnologías se alían para impedir que los adolescentes y jóvenes duerman lo suficiente. Si a esto añadimos la tendencia biológica de los adolescentes a acostarse más tarde – en algunos casos hasta 2 horas – el coctel está servido: nuestros adolescentes y jóvenes no duermen las horas que deberían.

En un estudio reciente, el Dr. Trockel, de la universidad de Illinois analizó los efectos de varias conductas relacionadas con la salud y el rendimiento académico de 200 estudiantes que vivían en residencias universitarias. Entre otras cosas se analizaron el ejercicio físico, la alimentación, sueño, estado de ánimo, estrés y habilidades sociales. De todos estos factores la relación entre hábitos de sueño y rendimiento académico fue la más significativa, de forma que el sueño, tanto en calidad, como en cantidad afecta de forma negativa al rendimiento académico. En relación al sueño, se analizaron también los horarios de levantarse, tanto entre semana como fines de semana. La conclusión fue que aquellos que se levantan más tarde, especialmente en fin de semana, obtenían peores resultados académico. Es interesante destacar que se controló el consumo de alcohol y que, pese a sospechar un mayor consumo en aquellos que se acostaban más tarde el fin de semana, esto no fue el caso, no pudiéndose por tanto achacar al alcohol y sus efectos diurnos la bajada de rendimiento académico, sino únicamente al sueño. Otro estudio de Pilcher y colaboradores relaciona una bajada de rendimiento significativa después de una privación de sueño de 24 horas, esto es lo que ocurre cuando un estudiante decide pasar toda la noche estudiando.

Por todo ello, debemos recordar a los estudiantes que es importante una planificación del estudio, puesto que el “atracón“ de última hora no va a ayudar al éxito en los exámenes, todo lo contrario, puede ser causante de malos resultados en éstos, además de ser un factor desencadenante de problemas de salud a corto y largo plazo.

Algunos consejos que pueden ayudar al estudiante a compaginar sueño y estudio:

  • Mantén horarios de sueño regulares, esto es, acuéstate y levántate siempre a la misma hora.
  • Alterna estudio con ejercicio físico.
  • Una buena alimentación, con 5 comidas diarias es importante, el cerebro necesita glucosa para funcionar.
  • Limita el consumo de cafeína y tabaco.
  • Evita el alcohol.
  • No estudies en la cama, es importante relacionar cama con sueño, para prevenir el insomnio.
  • Tampoco debes usar el ordenador, móvil, tablet o ver la TV en la cama, por el mismo motivo.
  • Evita estudiar hasta tarde, la privación de sueño afecta directamente a la memoria y la atención.
  • No duermas siestas.
  • La falta de sueño no se recupera, evita dormir más en fin de semana.
  • Minimiza las interrupciones de sueño, intenta dormir en un ambiente sin luz, ruidos y con temperatura agradable.
  • Acuéstate únicamente cuando tengas sueño, si a los 20 min, no te duermes, levántate y realiza alguna actividad relajante, acuéstate nuevamente cuando te entre sueño.

Dormir bien es importante la víspera del examen, te ayudará a estar despejado, alerta, concentrado y que la memoria funcione a pleno rendimiento.

Desde SueñoGalicia deseamos a todos los estudiantes un sueño reparador, garantía de unos buenos resultados en los exámenes. Pero, como los factores externos también influyen, no está de menos desearos mucha suerte.